banner3
banner4

Mensaje Patrocinado

Creado por Staff el viernes 03 de junio del 2016

En el mundo de la civilización moderna el organismo humano es agredido por sustancias Toxicas.

2538_desontixicar_nuestro_cuerpo_mokana

Cada célula está íntimamente unida a su espacio extracelular. El espacio extracelular únicamente permite la existencia de procesos metabólicos que afectan a la célula y, sólo como resultado de tales procesos, puede ser activo el material genético del núcleo celular.

El espacio extracelular proporciona un tamiz molecular entre la célula y los capilares próximos a ella (capilares sanguíneos y linfáticos).

Se debe tener en cuenta que las sustancias que estructuran la matriz extracelular, forman una red de complejos carbohidratos de alta polimerización: carbohidratos unidos a proteínas (proteoglicanos -PGs-), así como carbohidratos no unidos a proteínas (glicosaminoglicanos -GAGs).  En esta red se incluyen las glicoproteínas estructurales (colágeno, elastina), así como glicoproteínas entrelazadas (como, por ejemplo, la fibronectina y la laminina). También, está presente el espectro completo de las células del tejido conectivo: fibroblastos, fibrocitos, miocitos, macrófagos, linfocitos y granulocitos.

Cómo las fibras nerviosas del sistema nervioso autónomo terminan en la matriz extracelular, existe una conexión directa con el sistema nervioso central y con el cerebro, así, como con el sistema de las glándulas endocrinas a través de los capilares. A su vez, el sistema nervioso central y el hormonal, están interrelacionados en el tronco cerebral y, consecuentemente, estos elementos forman parte de la estructura de un Sistema fundamental, que está sujeto a funciones de control locales y centrales: lo que se conoce con el término de regulación fundamental, en el complejo mundo biológico para restaurar la homeostasis.

La rápida capacidad de reacción característica de los fibroblastos, es particularmente significativa para el sistema de regulación fundamental.

Este tipo de célula es capaz de responder de manera efectiva, a toda la información que entra en el sistema de regulación, por ejemplo, a través de neurotransmisores y neuropéptidos. Sustancias que actúan como mensajeros celulares (linfoquinas, citoquinas, prostaglandinas, leucotrienos y muchas otras), hormonas, metabolitos y catabolitos.

Las respuestas de los fibroblastos, están altamente adaptadas a la situación particular que exista, respondiendo a todas las informaciones con una apropiada síntesis de todos los componentes de la matriz extracelular mencionados. En estas funciones los fibroblastos no diferencian entre lo “bueno y malo”. De hecho, esta síntesis está adaptada efectivamente en su respuesta, a las particulares cargas impuestas en la matriz extracelular a partir de fuentes no fisiológicas. Bien de origen exógeno (toxinas ambientales, como metales pesados) o bien a partir de una intoxicación endógena (por ejemplo, malnutrición).

Dichas toxinas (que generalmente se conocen con el término de «homotoxinas») junto con la síntesis de fibroblastos, acaban alterando la matriz extracelular y que se torna perjudicial para el organismo.

Hoy en día al parecer, todo se opone hacia la vida, pareciera que viviéramos en un mundo de oposiciones. Por un lado tenemos las creencias de que somos un mundo civilizado, no obstante, somos bombardeados con toda clase de toxinas. Los alimentos son preparados con conservantes artificiales, que son sustancias extrañas al organismo, que si bien aparentan ser inocuas, no obstante, son perjudiciales llevando al organismo a enfermedades que la medicina ortodoxa las podría catalogar como "de causa desconocida" o "idiopáticas". Está claro que el daño es provocado por las toxinas, pero, la medicina no quiere hacerse cargo.

En  el mundo de la civilización moderna el organismo humano es agredido constantemente por sustancias tóxicas de toda índole, motivo que tiene como consecuencia, la aparición de manifestaciones de un perfil multifacético de diferentes enfermedades. Si la exposición a esta carga tóxica ácida continúa durante un largo período de tiempo, las propiedades patológicamente modificadas del tamiz molecular de la matriz extracelular, ocasionarán progresivamente un corte en los procesos metabólicos fisiológicos normales.

Esta evolución conducirá sucesivamente a alteraciones en la reactividad genéticamente controlada de las células asociadas, las cuales están relacionadas entre sí, por la matriz extracelular a través de una película superficial de carbohidratos. Por consiguiente, aparece el peligro del desarrollo de enfermedades crónicas y de tumores. 

Extraido del libro: "Retorno al Paraíso Terrenal"

Autora: Josefa Gallego Pidal

Fuentes: Plataforma Web RETORNO AL PARAÍSO TERRENAL

Compartido por Compra Descuentos


Nombre

Compre el libro ahora.


  ©2020 Retorno al Paraíso Terrenal. All Rights Reserved.

Paga con

formas_de_pago